Skip to main content

QUIRÓN. EL SANADOR HERIDO.

Durante la consulta astrológica para la lectura de la Carta Natal, los consultantes cada vez me piden más que me extienda sobre el tema de los Nodos y de Quirón, aparte de la descripción prevista para los diez planetas y el ascendente. Piden explicación de los Nodos para entender algo de su propósito de vida, y de Quirón, que según lo que escuchan de terceros, se ha puesto muy de moda. Mucha gente llega a la consulta para entender su propia crisis personal, además de la curiosidad aparente de otros.

Siendo así la situación, aquí les presento a Quirón. Un centauro inmortal, de carácter civilizado, lleno de sabidurí­a, de inteligencia y de hermandad universal, quién recibió por accidente una flecha envenenada en la lucha con otros centauros, contrayendo una dolorosa herida incurable, que lo llevó a ceder su inmortalidad para poder así­ escapar de su dolor.  De ahí­ su nombre de “sanador herido”. Su sí­mbolo de la llave nos permite abrirle la puerta al maestro interior, al que debemos aprender a confiar para acceder a la cualidad de esos espacios inexplorados de sanación, poco reconocidos, inaccesibles desde nuestra propia conciencia.

En nuestra Carta Natal, Quirón representa toda vocación y conocimiento que podemos ofrecer a los demás para ayudarlos en sus procesos de sanación, pero que nos cuesta hacer por nosotros mismos. Para otros podemos, pero para nosotros es improbable alcanzar ese propósito sanador. La Casa Natal en donde él se encuentra, nos muestra el escenario de nuestro doloroso bloqueo, incomprensión, inseguridad o inhibición, mostrando como no logramos ubicarnos ni realizar nuestras expectativas. El signo que lo refiera y los vínculos que sus aspectos formen con planetas o elementos de la carta, identificará la forma en que intentaremos curar nuestras propias heridas, o el camino que su entrega nos señale para su curación.

Hay una dinámica maravillosamente única en Quirón. Parte de nuestra identificación del dolor emocional agudo, del cual tratamos de zafarnos en un pataleo persistentemente desesperado, y donde desfallecidos entendemos que no podemos salir, cayendo atrapados en la sensación del náufrago que, al lí­mite de su último suspiro, y sin tener alternativa, decide renunciar a su lucha para entregarse a la divinidad. En este milimétrico instante, en ese clic, El Creador nos entrega en un acto de fe el punto de partida de un nuevo renacer, entendiendo que nuestro propósito va por encima de nuestro controlable esfuerzo.

El paso de Quirón por nuestra Carta atiende un proceso de renovación extraordinario que parte del principio de la entrega total a La Divinidad y de apoyarte únicamente en la fe hacia el Todopoderoso, sobrepasando automáticamente la incertidumbre, y encontrando en la experiencia posterior esa mágica liberación que creeríamos imposible. Acompáñame a la consulta para descubrir juntos tu Quirón y sus efectos en tu Carta Natal, preparándonos con tiempo suficiente para recibir a este invitado de honor, o entender quién es el que ya está golpeando la puerta de nuestra casa. Será un placer servirte. Con cariño.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.